Loading...

Páginas vistas la semana pasada

lunes, 23 de agosto de 2010

FEDOR SCHALJAPIN

La compañía naviera inglesa CUNARD completó en 1954, en los astilleros del Clyde, la construcción de su nueva unidad destinada a su fluido trafico a New York, bautizada con el nombre de IVERNIA, con sus 21717G, unía Southampton con New York, Halifax y Montreal.


En 1962 la sometió a una profunda reparación y transformación, le cambió el nombre por el de FRANCONIA, pintó su casco de blanco y lo dedicó al tráfico de pasajeros de Rotterdam a Montreal.


En los años 70 lo dedicó solo a cruceros y debido a sus nuevas construcciones pronto lo puso a la venta, en 1973 lo compro la Unión Soviética, la Blach Shipping Co., una de las áreas dividida de la flota soviética fue su armador y, con la bandera de la hoz y el martillo empezó su nueva andadura con el nombre de FEDOR SCHALJAPIN.


A efectos de recabar divisas lo dedicó a efectuar cruceros desde Australia, los costes de personal y las condiciones cuasi militares de vida a bordo de la flota soviética, lo hacían tremendamente competitivo por sus precios, en vez de bocadillos de membrillo, lo hacían de caviar, champan de baratillo y mariscadas de chatcka, así pasó unos años. La caída de la Unión Soviética y toda su transcendencia es de sobra conocida, amarrado y sin futuro se encaminó a su desguace en China, donde acabó sus días.


Estas dos viejas postales nos muestran los días de sus brillantes cruceros por esos mundos.



sábado, 7 de agosto de 2010

KUNGSHOLM

La SWEDISH AMERICA LINE fue la principal naviera sueca dedicada al tráfico tanto de emigrantes, en la floreciente etapa de la emigración a USA, como al tráfico de cruceristas, por menor tiempo, pero también lo desarrolló.


Una de sus casi últimas construcciones dedicadas a la emigración fue el KUNGSHOLM, construido en los astilleros del Clyde, con 27.700 caballos y 201 metros de eslora fue botado en 1965. Con dos clases cuando hacía tráfico emigrante, y una sola en cruceros, hizo su primer viaje a New York en 1966.


Pronto el negocio fue poco rentable, y fueron los cruceros su natural salida, pero ni así. Vendido a intereses liberianos, no fue hasta 1978 en que lo compró la naviera inglesa P&O y sometido a obras, entre las que destacó la supresión de una chimenea. En 1979 con su nuevo nombre SEA PRINCESS, fue destinado a cruceros por Hong Kong y Australia.


Posteriormente fue asiduo a puertos españoles, recuerdo sus entradas en Tenerife, y así navegó hasta la nueva entrada de los nuevos buques incorporados a la P&O en los años 90, que hicieron pasar a nuestro amigo a mejor vida.