Loading...

Páginas vistas la semana pasada

miércoles, 20 de octubre de 2010

STEFAN BATORY

Poca historia ha tenido Polonia en lo referente a grandes buques de pasajeros, poseedora de una gran flota estatal, en la época de su gobierno comunista, la POLISH OCEAN LINES, con su clásica chimenea, paseaba a sus buques mercantes por medio mundo, pero no tanto en el mundo del pasaje.


La excepción fue el buque que hoy traemos a colación, el STEFAN BATORY, planeada su construcción en Holanda, en principio como buque de carga y pasaje para la Holland America Line y bautizado como MAASDAM, estaba asignado a la línea de New York.


En 1963, habiendo extendido su servicio además de Holanda a Alemania, entrando en el Weser, chocó con los restos del buque inglés hundido llamado HARBOROUG, debido al movimiento de las boyas del canal de entrada por los hielos a flote en la corriente del rio.


Reparado, en 1968 fue vendido a Polonia, después de acondicionarlo a sus nuevas necesidades en el astillero de Gdynia, fue puesto en la línea de Gdynia a Montreal en el Canadá.


Pasaron los años y como todo buque, le tocó ir a su destino en la chatarra, cosa que hizo en los 80.

sábado, 2 de octubre de 2010

FRANCONIA


La naviera inglesa CUNARD, sobradamente conocida pos sus lujosos buques de la saga de los QUEEN, atendía al mismo tiempo su tráfico tanto de pasajeros como de cruceristas en determinadas épocas del año, con sus buques menores pero no por eso mas feos, al contrario, eran un modelo de buenas formas y exquisitez.


Construido en el Clyde en 1954 fue botado con el nombre de IVERNIA, de 24000 hp y 22 nudos, fue asignado a la línea de Montreal, en la que se estableció por años.


En 1963 fue sometido a unas grandes obras, y de paso le cambiaron el nombre por el de FRANCONIA, pero no os confundáis, pues no era en honor a Franco. Permaneció con este nombre en la misma ruta de Canadá, y así hasta que en 1973 en que fue comprado por intereses panameños, detrás de los que estaban los rusos.


Una vez adquirido se le puso el nombre de FEDOR SHALYAPIN, y con su nueva chimenea con la hoz y el martillo, se dedicó a cruceros por New Zeland y Australia.