Loading...

Páginas vistas la semana pasada

domingo, 26 de diciembre de 2010

IVAN FRANKO

Bajo la bandera de la hoz y el martillo, la antigua Unión Soviética mantenía una considerable flota mercante por todos los mares, si bien es cierto que básicamente en contacto con los puertos de países de su orbita, mucho en la pesca, y también en el trafico de pasajeros, de los que poseía una flota en gran medida susceptible de uso militar en caso de trasporte de tropas.

Uno de sus buques de pasaje más conocido fue el IVAN FRANKO, que en su día era asiduo visitante de los muelles de Tenerife y Las Palmas y en sus viajes a Cuba, isla que mantenía este vínculo con Rusia.

Construido en 1963 en Wismar, fue asignado en sus principios a cubrir la línea de Leningrado a Montreal, en él viajaban aquellos siniestros personajes pertenecientes a su cuerpo diplomático, marineros a los que no se les permitía salir solos, siempre en grupo, comisario político de rigor y todo el folklore de aquellos siniestros tiempos.

Posteriormente efectuó todo tipo de funciones logísticas, principalmente a Cuba, salteadas con cruceros para los obreros que mejor nota sacaban, que no se apuntaban horas y renunciaban a la productividad, que era lo correcto, y así hasta que la nueva Rusia se fue con el chiringuito al garete, y este buque fue vendido.

Con una corta vida como crucero con bandera de conveniencia, creo recordar que su último nombre fue MARCO POLO, y sus restos deben de estar en algún chatarrero de Extremo Oriente.

sábado, 18 de diciembre de 2010

SANTA MARIA MANUELA

Hace escasos meses partió de Marín, después de una prolongada estancia y plena restauración en la Factoría Naval, ahora en crisis, el precioso velero SANTA MARIA MANUELA , uno de los últimos sobrevivientes de la pesca del bacalao a la vieja usanza, nada de ordenadores, a mano y aguardiente.

Pascoal e filhos, la empresa portuguesa que promovió su plena restauración, ha devuelto a su plenitud a este velero construido en 1937 en Lisboa, a vela cruzó el Atlántico, sin GPS, y en Terranova mantenía la presencia de la llamada flota blanca portuguesa, en 1966 se le puso un motor, pero los tiempos habían cambiado mucho y lo hicieron anticuado y fuera de lo que las nuevas técnicas y ahorro de costes suponían.

Evitando el gasto y mantenimiento, abandonado a su suerte, de milagro se salvó su casco y poco mas, rescatado del olvido, en Marín le han devuelto toda su gracia, respetando la esencia de sus componentes, jarcias, maderas etc., curioso que los portugueses traigan sus barcos a España, y nosotros todo el patrimonio marítimo lo hemos dilapidado, cuando no malvendido, véase sino el GALATEA, ahora en Glasgow, con su nombre original GLENLEE, uno de los atractivos de la ciudad.

Larga vida al María Manuela, viéndolo aquí en Marín, presto a partir para su Portugal natal, reflejo asimismo del buen hacer de los astilleros de la Ría de Pontevedra.

viernes, 3 de diciembre de 2010

ORION

Así como hay barcos que por circunstancias de la vida ya nacen con mala suerte, otros al contrario se libran de todas, es el caso del hermoso buque de la ORIENT LINES, que con el nombre de ORION fue botado en 1935, a efectos de atender la línea a Australia, que desde Inglaterra y de forma asidua mantenían diversas líneas de pasaje.

Con 24.OOO Hp y una tripulación de 466 marinos, atendió a esta línea, así como algún que otro convertido transporte de tropas al mando de oficiales de la reserva, estallada la guerra formó parte de innumerables convoyes de tropas, transportando miles de soldados y armamento a todos los frentes de batalla. Se libró de todas y al término de la guerra fue reconvertido de nuevo en buque de pasaje.

En 1960 se juntaron la P&O y la ORIENT LINES, dedicándose nuestro buque a cruceros exclusivamente, en 1963 rindió su ultima etapa a flote como hotel flotante en Hamburgo durante la exhibición internacional de jardinería; al término de la misma tomó el camino del desguace en el puerto de Antwerp, donde finalizó su periplo marinero.